Ruta por el País Vasco

Os queremos hablar de nuestra ruta por el País Vasco, para nosotros, una de las zonas más especiales y bonitas de España. Personalmente, San Sebastián nos tiene hipnotizados, es uno de esos lugares a los que volveríamos siempre que pudiéramos. No obstante, no sólo hablaremos de San Sebastián, también hablaremos de pueblecitos del País Vasco francés y otros pueblos destacados de la zona, como Zumaia, famosa por ser el sitio dónde se grabó la película “Ocho Apellidos Vascos”, aunque es mucho más que eso, ya que podemos ver increíbles playas y acantilados.

Otro de los pueblos que queremos destacar es Zarautz, con una de las mejores playas para practicar el surf y también conocido por tener el restaurante de Karlos Arguiñano. Y no nos olvidaremos de Hondarribia, Getaria, Orio o Biarritz, entre otras ciudades que visitamos hace unos años en una ruta de 4 días.

Día 1 –  Pamplona – San Sebastián

Nuestro viaje empieza desde Girona, de dónde salimos en coche a eso de las 09:30 de la mañana, vamos haciendo kilómetros por la C-25 y la A-2 que es gratuita hasta casi Zaragoza, así que nos ahorramos un poco de dinero. Luego cogemos la autopista hasta Pamplona, donde llegamos a las 14:00 y hacemos la primera parada larga para comer y visitar un poco la ciudad.

Aparcamos en el centro, casi al lado de la plaza de toros y como no podía ser de otra manera, empezamos visitando el recorrido del encierro que se hace cada año con las famosas fiestas de San Fermín, y que nos lleva a conocer el bonito casco antiguo de Pamplona. Aprovechamos que estamos por el centro para pararnos a comer en uno de los varios restaurantes de la zona y donde podremos comer tapas típicas de la ciudad.

Después de reponer fuerzas, seguimos visitando el casco antiguo y nos encontramos con un tramo del camino de Santiago que pasa por allí, lo seguimos y nos adentramos dentro de las murallas de la ciudad. Allí podremos encontrar iglesias, fuentes y sobretodo la catedral de Pamplona, muy bonita, la cual recomendamos visitar si disponéis de tiempo, nosotros íbamos justos, así que sólo la vimos por fuera y nos fuimos hacia el coche para seguir hasta nuestro destino, San Sebastián, situado a poco más de una hora de Pamplona.

De “Pintxos” por San Sebastián

Una  vez llegados a San Sebastián, vamos directo al hotel a dejar las maletas. Nos alojamos en el Hotel Palacio de Aiete, un hotel de 4*, bonito, con parking y desayuno incluidos, aunque un poco alejado del centro, unos 10-15 minutos andando de la playa de la concha.

Dejamos las cosas y nos vamos al casco antiguo a pasear y perdernos por los  bares de “pintxos” y tapas que podemos encontrar en la zona. Eran casi las nueve de la noche y estábamos muy cansados, así que decidimos cenar unos pintxos acompañados por un poco de txakoli y unos zuritos en un par de bares diferentes.  

pintxos Pais Vasco

No destacaremos ningún bar para ir de pintxos porque es imposible, todos son excepcionales, bueno en general toda la comida que puedes probar en el País Vasco es una maravilla. Y no sólo la comida es excepcional, sino también la gente, con la que puedes compartir mesa sin problema. Son muy agradables y abiertos.

Una vez terminada la degustación de pintxos, nos vamos paseando hacia el hotel dispuestos a recuperar fuerzas para estar descansados para el día siguiente.

Día 2 – Zumaia y los ocho apellidos Vascos

Nos levantamos pronto, desayunamos fuerte y cogemos el coche para seguir nuestra ruta por el País Vasco, Vamos a Zumaia, situada a poco más de 35 minutos de San Sebastián. A muchos os sonará de la película ocho apellidos vascos, ya que es lugar de una de las escenas más peculiares de la película, pero Zumaia es mucho más que la ermita de San Telmo. Sólo al aparcar en el centro, te encuentras con el casco histórico que aún conserva su trazado medieval y dónde también se puede ver la iglesia de San Pedro, una iglesia gótica del siglo XIII muy importante en todo el País Vasco.

Seguimos andando por sus calles empinadas y nos encontramos con una de las playas más bonitas de la zona, la playa de Itzurun, desde donde podemos observar la ermita de San Telmo y los preciosos acantilados de la zona. Decidimos subir a la ermita, en unos 15 minutos andando nos plantamos en la puerta, que estaba cerrada, pero lo que realmente nos ha fascinado han sido las vistas!

Seguimos andando por un camino hasta el final de los acantilados y por un momento parecía que estuviéramos en Irlanda, pero con buen tiempo claro! Fue mágico, sentados en las rocas, observando las aguas turquesas, haciendo fotografías, respirando paz y tranquilidad, sin apenas gente, sin duda un lugar único y el cuál recomendamos a todos ir si estáis por la zona.

Zumaia País Vasco

ZumaiaUna vez disfrutado del paisaje, volvemos hacia la playa de Itzurun, donde se puede observar un peculiar fenómeno denominado Flysch. Que son unas originales formaciones rocosas que se forman debido a la erosión del agua del mar con las rocas de la zona. Cuando hay marea baja, se pueden apreciar dichas formas. Aquí os dejamos una explicación de lo que es el Flysch 

Getaria

Al finalizar la visita a Zumaia, nos dirigimos a Getaria por una de las carreteras más bonitas que hemos hecho nunca, la carretera de la costa que te lleva  de Zumaia a Zarautz. Tiene unas vistas impresionantes, son pocos kilómetros, pero los disfrutas al máximo. El camino se hace corto y en nada llegamos a Getaria, un pequeño pueblo pesquero con mucho encanto, donde podéis disfrutar de su gastronomía, de las vistas a sus playas, pasear por el caso histórico e ir a visitar la escultura en honor a Juan Sebastián Elcano, natural de Getaria.

Seguimos callejeando y visitamos la iglesia. Era la hora de comer y recordamos el olor a comida, mejor dicho el olor a pescado a la brasa, que es la especialidad de los restaurantes de la zona, todos los restaurantes estaban repletos de gente, así que decidimos seguir nuestro camino hasta Zarautz y comer allí. 

Zarautz

Seguimos nuestra ruta por el País Vasco y llegamos a Zarautz, un pueblo costero, muy conocido por su playa, estupenda para los amantes del surf, ya que casi siempre tienen olas, y es uno de los sitios más famosos para practicar este deporte en toda España. Pero todavía es más conocido por  el restaurante del famoso cocinero Karlos Arguiñano, situado a pie de playa y desde donde se pueden observar las mejores visitas de todo Zarautz.

Decidimos probar suerte e ir a ver si encontrábamos sitio para comer, y así fue! Como no queríamos hacer el menú porqué el precio era bastante elevado, nos decantamos por hacer tapas en la terraza (ya que el precio era más asequible) disfrutando del buen tiempo que hacía, comimos las mejores croquetas que hemos probado nunca, así como calamares y otras tapas varias. Después paseamos por la playa y como hacía mucho calor decidimos mojarnos un poco los pies y relajarnos unos minutos antes de seguir hacia San Sebastián.

Zarautz

San Sebastián

Ya de vuelta a San Sebastián, y antes de que anocheciera, decidimos subir al Monte Igueldo, un parque de atracciones y además un fantástico mirador, desde donde se puede observar una bonita puesta de sol y al mismo tiempo unas increíbles vistas a toda la ciudad.

Para entrar en el mirador tienes que pagar, si vas en coche vale 2,20€ por persona, también se puede subir en funicular por 3,10€ ida/vuelta y con una frecuencia de salida de 15 minutos, por lo que no tienes que esperar mucho.  

A parte de mirador, es un parque de atracciones, pero cuando nosotros lo visitamos estaba cerrado así que no pudimos subir a ninguna atracción, solo pudimos pasearnos un poco y eso si, observar una de las mejores vistas de todo el País Vasco,  que no dudamos en fotografiar.

San Sebastián

Una vez realizado el reportaje fotográfico, bajamos hasta un parking cercano a otro de los monumentos más famosos de todo el País Vasco, el Peine de los Vientos. Aparcamos cerca, apenas 5 minutos andando, lástima que hacía tan buen tiempo que no pudimos ver como salía agua de los agujeros del suelo (solo observable cuando hay fuerte oleaje).

Había poca gente, nos hicimos las fotos con el monumento y luego nos sentamos en unas piedras para relajarnos, escuchando el agua chocar contra las rocas, en ese momento te das cuenta de lo bonito que es viajar y conocer sitios nuevos, se forma ese recuerdo mágico que no se olvida fácilmente.

País Vasco

Después de la visita al Peine de los Vientos, decidimos ir al centro, aparcamos cerca del Kursaal, muy famoso porque se celebra allí el festival de cine de San Sebastián. Callejeamos por el centro histórico y como la noche anterior, cenamos diferentes pintxos y nos fuimos a descansar.

Día 3 – Biarritz – Hendaya – Hondarribia  

Nuestro tercer día de ruta por el País Vasco nos lleva a Biarritz, a poco menos de una hora de San Sebastián, es uno de esos lugares que te impresionan solo al llegar, unas playas, de las cuales se decía que sus aguas eran terapéuticas, y donde hoy en día disfrutan muchos aficionados al surf. Un paseo impresionante, un casino antiguo situado en pleno centro, etc. Hacen la ciudad de Biarritz un lugar muy interesante.

Aparcamos al lado del Hotel du Palais, el hotel más famosos de la ciudad, ya que antes era un palacio que mandó construir la mujer de Napoleón III, cosa que hizo cambiar la historia de la ciudad, pasó de ser un pueblo pesquero a pueblo turístico.  Seguimos andando y nos encontramos con el Casino, un edificio antiguo construido en 1929.

Otra de las cosas que no os podéis perder si visitáis esta ciudad del País Vasco francés, es la roca de la Virgen, donde los pescadores mandaron tallar en la misma roca la cara de la Virgen.

Cuenta la leyenda que antiguamente unos pescadores que regresaban al puerto un día de fuerte tormenta que ponía en peligro sus vidas, estaban desorientados y no sabían como llegar, de repente un rayo de luz se iluminó en la roca, haciendo de faro y permitiendo a los pescadores llegar a puerto. Si visitáis Biarritz es una parada obligatoria, igual que el faro de la ciudad, con unas hermosas vistas.

Hendaya

Dejamos Biarritz atrás y seguimos con nuestra ruta, nos dirigimos a Hondarribia, aparcamos en el puerto y fuimos directamente a buscar una barca que te lleva a Hendaya, una población francesa que está justo en la frontera y que en barca solo está a 10 minutos.

El trayecto es barato y muy corto. Una vez en el puerto de Hendaya, vamos paseando cerca de la playa, y como era hora de comer, buscamos un sitio para descansar y reponer las fuerzas. Después seguimos andando por el paseo, viendo a la gente bañarse y eso que era noviembre… Pero la verdad es que hacía mucho calor!

Al final de los casi 3km. de playa encontramos las gemelas (Jumeaux), dos rocas enormes, el símbolo más característico de la ciudad. Una vez vistas las gemelas, decidimos volver al puerto y poner dirección a Hondarribia, nuestra última parada de la ruta por el País Vasco.

Hondarribia

Volvemos a Hondarribia y ahora sí que nos perdemos por sus calles y su centro histórico amurallado, tiene dos puertas de acceso. Nosotros recomendamos entrar por la puerta de Santa María, la entrada principal, pero también dependerá de la zona donde aparquéis. Nosotros entramos por la calle Mayor de Hondarribia, es una de las más bonitas y donde podremos ver también el ayuntamiento.

También encontraremos la Iglesia de Santa María de la Asunción y justo al lado está la plaza más famosa del pueblo, la plaza de Armas, muy colorida y donde se encuentra la oficina de turismo, vale la pena visitarla. Seguimos callejeando por el casco antiguo, llama la atención las casas, todas de diferentes colores, muy bonitas y alegres que hacen la visita muy amena. Acabamos la visita y como era tarde nos fuimos a San Sebastián, a cenar algo y al hotel a descansar.

País Vasco

Día 4 – San Sebastián – Zaragoza

Último día de la ruta por el País Vasco, nos levantamos pronto para pasear por la playa de la Concha. Desayunamos en una terraza con vistas al mar y seguimos andando hacía el casco histórico. Allí visitamos la catedral y con mucha pena nos despedimos de nuestra ruta por el País Vasco. Cogimos el coche y pusimos dirección a Zaragoza, una parada intermedia en el camino.

 Llegamos sobre medio día, tiempo suficiente para visitar la Plaza del Pilar, dónde se encuentra la Catedral – Basílica de nuestra señora del Pilar y el ayuntamiento, entre otros. Nos paseamos por el puente que cruza el río, haciendo tiempo para ir a comer.

Comimos en un restaurante que se encontraba en la misma plaza y a muy buen precio! Para bajar la comida, paseamos un poco por las calles de la ciudad y al rato ya nos fuimos hacía el coche, queríamos regresar pronto y no encontrar mucho tráfico. Llegamos a Girona sobre las 20:00 y sin mucha cola, así que lo logramos.

zaragoza

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *