Dolce Sitges, una experiencia única

Queremos contaros nuestra experiencia en este romántico y bonito alojamiento de Sitges llamado Hotel Dolce Sitges. Si queréis sorprender a vuestra pareja, es el lugar idóneo para hacerlo, no sólo por su buena localización, sino por las increíbles experiencias que viviréis en este hotel con mucho encanto.

Para nosotros es uno de los mejores alojamientos donde nos hemos estado ya que dispone de una variedad de espacios para mimarse, además de disfrutar de un abanico de propuestas culinarias excelentes. Dolce Sitges es un hotel especial, lo tiene todo, piscinas, gimnasio, spa y masajes, diferentes restaurantes, etc. ¡Una estancia de 10!

Dolce SitgesSi os gusta vivir experiencias inolvidables os recomendamos que veáis el post de Hotel Mil Estrelles o Cabanes als Arbres.

¿Porqué Dolce?

La cadena hotelera Dolce dispone de distintos hoteles por todo el mundo: Estados Unidos, Canadá, Alemania, Bélgica y España. Cada uno de estos alojamientos tienen unas características únicas, adaptándose a la necesidades de cada país; pero a la vez, iguales, ya que la “diferencia Dolce” reside en el hecho que dispone de una zona de eventos y otra de ocio y/o relax.

Dolce SitgesLos hoteles Dolce disponen de un espacio dos zonas distintas y separadas para fines diversos: ocio y trabajo. Una parte está dedicada sólo para reuniones de trabajo, conferencias y eventos de todos los tamaños . La otra parte del hotel, está empleada a que, una vez finalizado el evento, puedan disfrutar de las mejores instalaciones de un hotel para disfrutar en familia o en pareja: Spa, restaurantes, piscinas, golf, etc. ¡Una idea estupenda para los empresarios!

El Hotel Dolce Sitges dispone de 26 salas para reuniones de todas las medidas y más de 2.175 m2 de espacio flexible. Una zona muy confortable para los invitados que a más a más, incluye un servicio excelente, con comida variada y una vista panorámica al mar Mediterráneo.

¿ Dónde está Dolce Sitges?

Dolce Sitges está en uno de los lugares más privilegiados de Cataluña, concretamente en la ciudad de Sitges, a sólo 25 minutos en coche del aeropuerto internacional del Prat y a 35 minutos de la Cosmopilita Barcelona. Una zona excepcional ya que dispone de 300 días de sol al año, toda una gozada ¿verdad?

Dejando a parte el buen clima que tiene, Sitges es una ciudad increíble, perfecta para pasear y perderse por su zona marítima, tomar algo en sus terrazas, disfrutar de sus playas e incluso de un ambiente nocturno excelente. Además, en época de Carnavales, hay unas comparsas y rúas de disfraces sumamente asombrosas.

Nuestra experiencia en Dolce Sitges

Llegamos al Hotel Dolce Sitges después de comer y nada más llegar tuvimos un recibimiento ¡excepcional! Nos atendieron de una forma muy personalizada, cosa que por lo que nos han comentado, lo hacen siempre, es su “way of working”. Lo primero que nos llamó la atención fue la preciosa decoración  de cada zona y… ¡Las increíbles vistas al mar, por su puesto! Transmite mucha calma, ya que prácticamente desde cualquier lugar del hotel se puede apreciar el agua de fondo.

Dolce SitgesNos explicaron las diferentes instalaciones que tenía el hotel, ¡qué no eran pocas! A cada paso que hacíamos nos sorprendían más los rincones que descubríamos: zonas para relajarse en el salón, zona de juegos en familia, un billar, un sofá enorme con vistas panorámicas al mar… una multitud de pequeños detalles para que nuestra experiencia fuese ¡PERFECTA!

Además de TODO eso, había diferentes zonas para alimentar el cuerpo y el espíritu: un spa con 9 cabinas privadas con piscina interior, jacuzzi, sauna finlandesa, hammam y un gimnasio completo. También, una amplia oferta de masajes, tratamientos corporales y de belleza. ¡Un espacio brutal para mimarse y cuidarse!

La experiencias que teníamos programadas incluía, un lujoso tratamiento en cabina doble y la zona de spa y gimnasio. Estábamos deseando ir para relajarnos y disfrutar de un fin de semana romántico sólo para nosotros. ¡Todo un regalo para nuestros sentidos!

Habitaciones

Nos acompañaron a nuestra habitación con vistas al mar Mediterráneo !Nos encantó! La habitación tenía mucha luz y era muy amplia. El diseño nos sorprendió mucho, la encontramos muy elegante, con un toque clásico que le daba un ambiente muy sereno y cálido. Tenía una lavabo enorme con pequeñas botellitas de diferentes jabones y fragancias para darte un gran baño y relajarte de la mejor manera posible.

Habitación Dolce SitgesTuvieron una atención al más mínimo detalle, nos dejaron una preciosa nota personalizada con unos chocolates deliciosos y una copa de cava de bienvenida, ¡parecía que nos conocieran de toda la vida! Y además, unos albornoces y zapatillas para ir al Spa y al masaje, lo más cómodos posible.

El hotel Dolce Sitges tiene 263 habitaciones, todas así de bonitas, con terraza y vistas al mar o a la piscina. Todas son muy acogedoras para refugiarse y vivir experiencias únicas.

Vistas desde la habitaciónMasaje

Nos tomamos una copa de cava y nos pusimos los albornozes para irnos directamente al Dolce Vital Spa, lugar donde nos harían el masaje. Entramos en una cabina doble y nos hicieron unas cuántas preguntas para saber cómo queríamos el masaje. Nos recomendaron en nuestro caso, un masaje descontracturante sobretodo en las cervicales y, acabar con un masaje relajante, ¿qué más podíamos pedir?. Nos gustó mucho que nos dieran un masaje totalmente personalizado. Durante 40 minutos nos sentimos como reyes y lo mejor de todo fue que nos ¡quedamos como cómo nuevos!

Relax en el Dolce SitgesSpa

Nos pusimos el bañador y nos fuimos directamente al Spa, estábamos tan relajados que nos apetecía mucho. Nos quedamos un buen rato en el jacuzzi  porque se estaba de maravilla y las vistas al exterior eran preciosas. También, quisimos hacer todo el circuito del Spa pasando por la sauna, el hamman y las piscinas. Para nosotros fue una gran experiencia que repetiríamos con los ojos cerrados. Cada vez valoramos más estos pequeños momentos juntos, nos gusta disfrutar de experiencias para mimarnos y cuidarnos, porque nuestra salud es lo primero.

Leila en el SpaCena de película

Después de un día de 10, subimos a la habitación, nos duchamos y nos vestimos para ir a cenar. Nos esperaba una cena gastronómica en el restaurante Esmarris. Era un menú de 3 platos con maridaje de bebidas. Además, hicimos una degustación de aceites de oliva, cosa que nunca habíamos hecho ni valorado, así que nos pareció muy original. !Probamos el mejor aceite de oliva del mundo!

Dolce SitgesEl restaurante tenía un ambiente mágico y romántico, un lugar ideal para cenar en pareja o en familia. Por lo que vimos tenía varias propuestas gastronómicas innovadoras, y sobretodo sorprendentes postres caseros, ¡nos encantan los postres! Nos dijeron que desde la terraza se veía el atardecer pero nosotros lo vimos desde la piscina, y ya nos nos pareció asombroso! Si tenéis la oportunidad  ir al restaurante Esmarris al atardecer.

Restaurant Esmarris

PostresDespués de este maravilloso día lleno de experiencias únicas, pequeños detalles y buenos momentos, nos fuimos a dormir cómo nuevos. Disfrutamos de cada rincón del Hotel Dolcee Siges: un buen masaje, un spa increíble, un atardecer mágico y una comida excelente. ¡Nos sentimos muy afortunidos!

Desayuno en el restaruante Verema

Madrugamos para ver la salida del sol, nos encanta hacerlo y siempre que podemos ¡no nos lo perdemos! No os engañaremos, nos costó mucho levantarnos porque la cama era súper cómoda y grandiosa pero queríamos verlo y más con el mar de fondo. Salimos a la terraza de la habitación para disfrutar del mágico momento, ¡fue precioso!

Nos vestimos y nos hicimos la maleta, lo dejamos todo listo para hacer el chek-out.  Fuimos a desayunar al restaurante Verema, un restaurante con una variedad de comida increíble. El restaurante sirve un maravilloso desayuno buffet con todo tipo de comida, para todos los gustos y edades, era difícil decidirse porque todo tenía una pinta estupenda. Además, teníamos unas preciosas vistas al mar. La mejor manera de empezar el día.

Dolce Sitges desayunoPaseo por Sitges

Decidimos aprovechar para conocer el centro de Sitges. Desde el hotel se tardan unos 10 minutos en coche, y caminando una media hora. Nos vino muy bien para bajar el desayuno tan rico y conocer un poco la ciudad, ya que nunca habíamos estado y nos habían recomendado conocerla.

Fons en SitgesNos fuimos directamente al paseo marítimo, teníamos ganas de pasear y perdernos por esta ciudad. Descubrimos pequeños rincones que nos encantaron, cómo: casas coloniales, la iglesia de Bartolomeu, casas de pescadores, edificios modernistas y el Museu Maricel ( que estaba cerrado).  Nos quedamos con las ganas de más pero nos tuvimos que ir porque empezó a llover. Así que en otra ocasión volveremos, seguro.

Leila en SitgesComida en el Dolce Deli Bar

Llegamos del centro de Sitges y nos fuimos a comer a un restaurante que aún no conocíamos, el Dolce Deli Bar. Es un bar y terraza con un diseño muy moderno, tiene vistas a las piscinas y al campo de golf. Además, de una variada oferta alimentaria. Como veis el Hotel Doce Sitges tiene infinidad de opciones gastronómicas.

Dolce SitgesEl Bar Dolce Deli ofrece una zona de paso donde se puede disfrutar de una variedad de platos de estilo delicatessen con magníficas vistas a las piscinas o al parque natural. Así mismo, también dispone de una tienda gourmet con productos locales de alta calidad.

Restaurante Hotel Dolce SitgesCon la barriga llena y cargados de energía, por este gran fin de semana, repleto de experiencias inimaginables, romanticismo y salud, nos despedimos del Hotel Dolce Sitges, un magnífico alojamiento que de bien seguro volveremos.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *