Hotel Mil Estrelles

Una de las experiencias más mágicas que hemos vivido ha sido dormir en el hotel Mil estrelles, un espacio sin paredes y rodeado de naturaleza para poder conectar totalmente con las estrellas, la luna y todo lo que nos ofrezca el magnífico mundo de la astronomía.

Sí os gusta descubrir alojamientos originales, os recomendamos que visitéis también, el hotel las Cabanes als Arbres.

Hotel Mil Estrelles

El Hotel se encuentra en la provincia de Girona, a las afueras de un pequeño y tranquilo pueblo llamado Cornellà de Terri, muy cerca de Banyoles. Está en un entorno rodeado de naturaleza y calma, así pues, es un alojamiento realmente creativo para disfrutar de una noche muy romántica con tu pareja.

En este alojamiento se puede escoger el tipo de habitación donde dormir, hay habitaciones para todos los gustos y edades, cada tipo de hospedaje tiene su encanto especial desde donde se pueden observar las estrellas y constelaciones en función de los meses del año. ¿ Increíble verdad?.

Aquí os explicamos las diferentes habitaciones que tienen, empezando por la nuestra: las burbujas en el jardín, una experiencia única y seductora para pasar una noche en un hotel con encanto.

Burbuja en el jardín

La burbuja en el jardín se llama así porque está ubicada en un amplio y precioso jardín privado, con todas las comodidades: una mesa con sillas para tomar algo y/o cenar y unas hamacas para ver las estrellas. ¡Una combinación sumamente perfecta para disfrutar de una noche de ensueño!

Nuestra burbuja en el jardín se llama Casiopea, para los que no lo sabéis es una constelación del hemisferio norte y destacan sus cinco estrellas más brillantes de la que presentan una característica forma de uve doble (W). Cada burbuja tiene un nombre distinto de constelación y eso le da un encanto aún más especial ya que si sois amantes de la astronomía y os gusta mirar las estrellas, os va a encantar.

Las burbujas en el jardín son de 30 m2 y están compuestas de 3 burbujas unidas entre sí para crear un espacio completo y amplio. Disponen de un baño precioso, una mesa con sillas para cenar, un hilo musical, cama con vistas a las estrellas y en el caso de la burbuja Casiopea, vistas al amanecer. Cada una tiene una decoración y estilo destino que la hacen única y especial, ¿ Qué más le podemos pedir al Mil Estrelles?

Las tres burbujas juntas también ayudan a mantener el aire constante que va entrando para que conserven la forma tan auténtica que tienen. Nosotros no notamos la sensación de aire dentro pero, el personal del Hotel Mil Estrelles nos enseñaron el funcionamiento ya que cuando entras dentro de la burbuja hay que seguir un protocolo para mantener el cuidado de este alojamiento: siempre hay que cerrar la primera cremallera (puerta de entrada) inmediatamente después de haber entrado o salido de la burbuja.

Burbuja en el bosque

Las burbujas en el bosque son de 26m2 y también tienen 3 burbujas unidas entre sí. Estas burbujas se encuentran en una zona más aislada, para que conectes con la naturaleza, así pues están rodeadas totalmente de bosque. Tienen un aparcamiento privado pero además te dejan unas bicicletas para llegar.

Todas las burbujas de bosque están orientadas al este y disponen de una cama, un baño, una nevera y mesa con sillas para cenar y desayunar; además cada alojamiento tiene una bañera en la habitación principal para ver las Mil estrelles mientras te das un baño, un plan súper romántico, ¿verdad?

Burbuja Espiga

La burbuja Espiga o Spica es una burbuja dúplex de 43 m2 y un jardín privado muy grande. La burbuja se llama así porque es la estrella más brillante de la constelación de Virgo, situada a 260 años luz de la Tierra, además es símbolo de la diosa de la agricultura en la cultura romana.

La habitación es de una categoría superior a las otras burbujas debido a sus extensas dimensiones ya que es la única burbuja con dos plantas. En la planta inferior hay un comedor con chimenea y un baño completo con una bañera grande. En la planta superior hay el dormitorio burbuja y un balcón. La burbuja Espiga está orientada al este, para ver la salida del sol.

Habitación en la Masía

Para los que queréis pasar una noche romántica sin estar dentro de una burbuja ya sea porque sois más tradicionales o porque no os gusta la idea de dormir en una burbuja, también hay habitaciones en la Masía.

Las bonitas y amplias habitaciones de la Masía están decoradas con un estilo antiguo, disponen de una cama grande, hilo musical, velas y un proyector de estrellas que iluminan el techo para que la noche sea igual de mágica que en la burbuja. Siempre intentado preservar la esencia del Hotel Mil Estrelles.

La Masía

La Masía data el siglo XIV, y es donde se encuentra la recepción del hotel y donde se sirve el desayuno y/o la cena. La fachada de fuera conserva la estructura de la Masía aunque está totalmente reformada, respetando la esencia de una auténtica finca con sus techos altos, sus paredes de piedra y su luz tenue y calmante.

La decoración del interior es preciosa y tiene todos los detalles para que la estada sea totalmente acogedora y ayude al huésped a relajarse. ¡A nosotros nos encantó la sala con sofás para tomar algo con la chimenea y la música de fondo! El hotel Mil Estrelles es perfecto para desconectar del estrés diario, la rutina y pasar tiempo con la persona que uno quiere.

Flotarium

Después de conocer nuestra burbuja Casiopea y tomar unos vinitos en la Masía, nos fuimos al flotarium. Se encuentra en la misma masía, en una sala aislada para estar en pareja y relajarse.

Dentro de la sala hay cabina con piscina grande que se puede cerrar herméticamente (es amplia y no da sensación de claustrofobia) ya que el ambiente que crea es totalmente relajante, fuera de estímulos externos. Solo se ven las estrellas en el techo de la piscina y la música relajante de fondo.

El flotarium es una terapia de flotación que permite que flotes sin ningún tipo de esfuerzo ya que el agua de la piscina tiene una mucha sal, de hecho la solución salina que tiene es cinco veces más densa que el agua del mar, recordando un poco al mar Muerto.

Esta terapia tiene varios beneficios tanto psíquicos como físicos. Nosotros salimos muy relajados la verdad, fue toda una experiencia, porque no nos imaginábamos para nada que la sensación de flotar fuera tan agradable.

La experiencia del flotarium dura unos 50 minutos en total y está totalmente adaptado, ya que al salir de la cabina, tienen un espacio para quitar la sal: una ducha con jabones y un vestidor para quedarte como nuevo.

Cena romántica y dormir debajo las estrellas

Uno de los grandes detalles del hotel Mil Estrelles es que te llevan la cena a tu alojamiento, así que cuando vieron que acababa nuestra sesión de flotarium, nos dejaron la cena en la burbuja Casiopea. Para nosotros fue todo un detalle cenar en un sitio así de bonito, con música de fondo y la luna.

El menú de la cena varia según la época del año ya que hacen un menú degustación con productos de la zona y de temporada. De hecho no puedes escoger el menú, solo te preguntan las intolerancias o alergias y lo adaptan. ¡La cena es sorpresa! A nosotros nos pareció original, saludable y exquisito!

Para empezar había unos pequeños entrantes y crema de calabaza; luego había un pequeño plato de raviolis de espinacas, un canelón de pato y merluza con verduras. El postre de chocolate fue la guinda del pastel ¡estaba delicioso! También, nos dejaron una botella de cava que nos acompañó durante la noche para ver la luna casi llena y las estrellas des de la cama. Un plan súper mágico e inolvidable.

Madrugar para ver la salida del sol con desayuno

Nuestra burbuja Casiopea donde pasamos la noche, está orientada al este, a la salida del sol, quisimos madrugar para poder verla desde la misma cama, ¿asombroso verdad? Poder ver como sale el sol desde la cama es un plan muy romántico y mágico. El encanto del hotel Mil Estrelles reside en estos pequeños detalles únicos que hacen que la estada sea inolvidable.

Después de este despertar tan increíble, nos fuimos a la Masía donde nos tenían el desayuno preparado: un buffet libre variado y delicioso con productos locales y naturales. El lugar nos encantó ya que se respiraba un ambiente muy agradable, y la decoración de las mesas y el comedor era preciosa.

Volvimos a la burbuja Casiopea para hacer algunas fotos y organizar la maleta. Decidimos pasear por todos los lugares del alojamiento, ya que se respiraba mucha tranquilidad en todos los lados. Además, descubrimos que tenía muchos rincones: un spa, un jardín para pasear, un mirador de estrellas… cada lugar era diferente y único para disfrutar de una auténtica escapada romántica en el hotel Mil Estrelles.

Experiencia inolvidable en este hotel con encanto

Sí estáis pensado en vivir una experiencia inolvidable en este hotel con encanto, tener en cuenta las fechas para reservar ya que según la época del año hay mucha demanda y las burbujas que tiene son pocas, ya que es un lugar bastante exclusivo. A más a más, según el mes del año que vayáis se pueden ver diferentes estrellas, constelaciones, y la posición de la tierra… todo esto desde la misma cama de la burbuja que tiene una panorámica alucinante. Un regalo perfecto para disfrutar de un fin de semana romántico.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *